Cronista de Almendralejo

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Últimas Noticias

ALMENDRALEJO 1916

Con algo más de catorce mil habitantes, Almendralejo se encontraba a mediados del segundo decenio del siglo XX, en una excelente posición dentro de la provincia. Era la quinta ciudad en cuanto a contribución por su riqueza territorial, urbana, industrial…, detrás de Badajoz, Don Benito, Mérida y Jerez de los Caballeros; había superado la crisis filoxérica y ampliado sus viñedos, estaba construyendo, aunque con grandes dificultades económicas por parte del Estado, una Estación Enológica, exportaba cereales, vinos, alcoholes, aceites y lanas en notables cantidades. Aunque todo no eran luces, como siempre; también las sombras de las malas cosechas por los temporales se asomaban a la ciudad, y las solicitudes para ser incluidos en la Beneficencia municipal, en el padrón de pobres, o para pedir el abono de la lactancia de los hijos aparecían en casi todas las sesiones de Pleno del Ayuntamiento que se celebraban semanalmente; y tampoco la situación de las Hermanitas de la Caridad que cuidaban del Hospital de San Juan de Dios era muy halagüeña.

Presidía la Corporación el conservador Pedro González Hurtado, abogado, natural de Alange, afincado en nuestra ciudad, de cuya sociedad “El Obrero Extremeño”, había sido presidente en 1906. Fue alcalde hasta 1922, y accedió al cargo por nombramiento real al ser Almendralejo cabeza de partido, acompañándole 18 concejales que se renovaban por bienio. Lo del acompañamiento es un decir, pues la media de asistencia a las sesiones fue de cinco concejales más el alcalde. No se abordó en este año ninguna obra municipal de importancia, salvo el mantenimiento de los empedrados de algunas calles, con material que se sacaba de la zona de San Marcos, o el arreglo y adecentamiento del Parque de la Piedad cuando se aproximaban las fiestas de la Patrona. Los temas políticos más discutidos estuvieron relacionados con la elección del Diputado a Cortes por el Distrito almendralejense, en el que volvió a salir el Marqués de Valderrey que, desde 1907 no había dejado de representarnos. Como era práctica habitual en aquel sistema electoral la victoria fue aplastante frente a su oponente, Manuel García Domínguez (10.227 votos frente a 925). En Almendralejo votó el 78% de los electores y el Sr. Pidal obtuvo el 99% de los votos, por ninguno de su oponente; hubo 14 en blanco y 11 “nulos” (en 8 casos, “la nulidad” la consiguieron poniendo en la papeleta el nombre “Espronceda”).

Las Fiestas de Nuestra Señora de la Piedad y la Feria de las Mercedes estuvieron muy concurridas y con gran asistencia de forasteros, sobre todo, los días de corridas. En agosto, hubo toros de Miura, que pese a su fama estuvieron regulares, y novillada de Albarrán; en septiembre, dos novilladas. Recordamos el resumen de la corrida de agosto. “Caballos, 8” decía la prensa y ya imaginamos la expresión. Torearon Francisco Martín Vázquez y su hermano Manuel, que se anunciaba como Vázquez II. “Curro Vázquez ha estado admirable toreando de capa y con la muleta, y colosal matando. Ha sido ovacionado y obtenido la oreja y el rabo. Vázquez II valiente toreando, siendo ovacionado y alcanzando una oreja. El banderillero Bazán ha sido corneado y magullado”.

Y concluimos con unas breves notas de cultura y sociabilidad. A finales de año, un nuevo semanario veía la luz en Almendralejo, “La Patria Chica” que se anunciaba como revista semanal independiente y de noticias e intereses generales; en su primer número venía un artículo de Enrique Segura Otaño, muy encomiástico para Almendralejo, “un pueblo –decía- que proyecta luz y alegría”. Y el 14 de junio de aquel año, quedaba constituida con 33 socios el Círculo Mercantil y Agrícola, situado en el mismo solar del actual Círculo Mercantil, del que podemos considerar su antepasado directo. Fue elegido su primer presidente Juan Luengo Martínez: ofrecía prensa, juegos, café, algo de música amenizada por don Isidro, y de vez en cuando un baile.

Mientras esta sociedad comenzaba pujante, otra se encontraba “en liquidación”, acuciada por las deudas. Se dispuso en 1912, de acuerdo con todos los accionistas y la Directiva, reedificar la Plaza de Toros, anunciando que la obra no costaría nada a los accionistas; pero el coste de las reformas superó lo presupuestado y las expectativas financieras no tuvieron los resultados apetecidos. La falta de dinero fue avalada por tres accionistas, que intentaron, primero en una Asamblea y después en un acto de conciliación que cada uno de los 190 accionistas de la Sociedad abonara la parte alícuota que les correspondiera. Finalmente, los tres avalistas (José Gutiérrez Silva, Antonio Martínez y Martínez de Pinillos, y José Montero de Espinosa y Sánchez-Arjona) más otros dos accionistas (Antonio Díaz Arias y Francisco Cabeza de Vaca y Montero de Espinosa) adquirieron el dominio de la finca, disolviendo la Sociedad Plaza de Toros, al conseguir que 170 accionistas les cedieran sus participaciones como pago de la deuda, en ciertas condiciones, que narrábamos en el libro realizado hace unos años por el Colectivo Ideal: “La Plaza de Toros de Almendralejo, 1843-1993. Hasta aquí, nada novedoso. Estos cinco señores inscribieron el dominio sobre las citadas 170 acciones, por quintas partes pro indiviso, a su nombre el 18 de marzo de 1916.

Uno de los herederos de una de las acciones no inscritas era Guillermo García Romero de Tejada, el que años más tarde fundara y dirigiera “El Defensor de los Barros”, quien entabló recurso contra todo el procedimiento citado anteriormente. Por sus reiteradas denuncias hacia los nuevos propietarios, conocemos la existencia de una bodega instalada en las galerías de la plaza y corrales. Dejando para otro momento la historia completa, que ahora no procede, quede constancia de la confirmación documental de una “instalación industrial” centenaria en nuestra ciudad.

Porque, en tanto sucedían todas estas cosas, se estaba terminando de construir el majestuoso Gran Salón Teatro Cine Carolina Coronado, costeado por el almendralejense Pedro González Torres.


La Federación Extremadura Histórica solicita la Medalla de Extremadura para el Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo

Logo ExtHist

La Federación Extremadura Histórica (www.extremadurahistorica.com), es una herramienta común que agrupa 21 Asociaciones Culturales extremeñas que se dedican a la organización de jornadas de historia.

Por acuerdo unánime de su Junta Directiva, se va a proponer que le sea concedido al Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo el máximo galardón que otorga nuestra comunidad autónoma, la Medalla de Extremadura.

Este Centro Cultural cumple los 50 años de andadura, desde que comenzara como una Cooperativa Cultural, ligada al ámbito agropecuario, decidida a mejorar la vida de los extremeños, en general, y de los vecinos de la Tierra de Barros, en particular.

Entre las muchas razones que han movido a promover esta candidatura, se han valorado las siguientes:

  • El carácter social que siempre ha imbuido a esta Institución, desde sus orígenes hasta nuestros días, creando centros como la “Escuela Hogar Santa Ana”, ya en 1969, destinada a acoger a los hijos de los emigrantes y a los alumnos de las zonas rurales más diseminadas.
  • El valioso equipo humano que lo hizo y sigue haciendo posible, con una larga trayectoria investigadora en campos tan dispares como las humanidades, las ciencias aplicadas y las nuevas tecnologías.
  • La riqueza y valor que ha conseguido dar, no sólo a Almendralejo, sino a toda la comarca de Tierra de Barros, mediante la instauración de cuatro grados universitarios oficiales, másteres, seminarios, cursos de posgrado, jornadas, recursos para la investigación (grupos investigadores, laboratorios, una biblioteca destacadísima), etc. Todo ello ha generado un importante poso cultural y posibilitado la formación de varias generaciones de extremeños en materias íntimamente ligadas a nuestra tierra, como la agricultura, la enología, etc.
  • La repercusión del Centro en la economía local y comarcal mediante la población estudiantil que vive en ella, la creación de puestos de trabajo cualificados, la promoción de la Comarca a través de los distintos eventos organizados en el Centro…
  • La magnífica labor realizada mediante las Jornadas de Viticultura y Enología que organiza cada año el Centro y que este año cumple su 38 aniversario. Una labor, promocional e investigadora, ya reconocida en varias ocasiones por las instituciones más prestigiosas del sector.
  • Y, fundamentalmente, la importantísima obra cultural fomentada desde la Biblioteca IX Marqués de la Encomienda. Una de las pocas bibliotecas de titularidad privada de nuestro país que funciona como si de una biblioteca pública se tratase (con acceso libre y gratuito; amplio horario de atención, préstamo de libros y servicio de préstamo inter bibliotecario). La Federación Extremadura Histórica, cuyas Asociaciones componentes han celebrado, desde el año 2000, 95 jornadas históricas, en las que han participado unos 700 investigadores distintos, que han producido 1.582 artículos, referidos a la mayor parte de las localidades extremeñas, sabe bien de la disponibilidad de esta Biblioteca así como de su Hemeroteca y fondos microfilmados, que han facilitado esta labor investigadora.
  • Todo ello realizado, sin contar con ninguna subvención pública. Un modelo de “empresa cultural” que vive y se desvive por y para Extremadura.

Al transmitir este acuerdo, la Federación Extremadura Histórica solicita la adhesión al mismo de cuantas instituciones, asociaciones o personas deseen concederlo, mediante el envío de una carta, en la que manifiesten estas u otras razones que apoyen la propuesta. Pueden enviarla antes del 23 de mayo, a la dirección de correo: .

 

Presentación

Esta página sale al espacio con la intención de ser un cauce de comunicación entre el pasado y el presente, en aras de mejorar nuestro futuro, bajo la idea de que no se ama lo que no se conoce y sólo se construye sobre aquello que se ama.

Pretende tener una cierta presencialidad, en cuanto a que se irá actualizando y ampliando constantemente con los nuevos datos que aporte la investigación o el discurrir de lo que vaya aconteciendo en nuestro entorno más inmediato, partiendo siempre de Almendralejo, en los sucesivos espacios que la vayan comprendiendo.

Leer más...
 

Almendralejo

Almendralejo es una ciudad de 33.000 habitantes situada en el centro de la comarca de Tierra de Barros, en la provincia de Badajoz, al sur del río Guadiana, "cuyo nombre se da al terreno y pueblos situados entre el Matachel y el Guadajira, que es lo más pingüe de toda la Provincia", en palabras de Matías de la Peña, el primer cronista propiamente dicho de la localidad, allá por el año de 1830.

Primero fueron los barros. Antes de que los grupos humanos poblaran esta comarca, la Naturaleza la había modelado con deleite, pacientemente, amorosamente. A lo largo de millones de años había ido preparando un escenario que sirviera de vergel a sus futuros poseedores. Sobre el zócalo formado por el arrasamiento de las cordilleras hercinianas del Paleozoico se fueron depositando en los Tiempos Terciarios los barros, los caleños, los conglomerados, las rañas...

El clima de la comarca es de los más secos de la región extremeña con precipitaciones anuales que sólo en los márgenes serranos superan ligeramente los 500 mm anuales, pudiendo ser considerado como mediterráneo con un cierto matiz continental que origina las temperaturas medias anuales más altas de la región, 17º. Clima descompensado, que no aprovecha a lo largo del año los momentos óptimos de temperatura y precipitaciones porque se dan en estaciones contrapuestas (inviernos poco extremados, veranos muy secos y de altas temperaturas; las pocas lluvias, en otoño y primavera), pero que es bastante apropiado para la producción de cereales de invierno, de viñedos y de olivares. Cuenta a su favor con la fertilidad de los suelos, constantemente alabados como uno de los más productivos de Extremadura.

Leer más...
 


Página 1 de 39

aha

Extremadura-Histórica-definitivo


torrelogo

Todo el contenido de la página se encuentra bajo licencia Creative Commons.

Para su uso debe consultar las condiciones de la licencia.

Creative Commons License